April 17, 2011

¿ La nueva vieja trova?


La trova tradicional, fenómeno artístico de reconocida importancia dentro de la cultura popular cubana (cuyos orígenes un poco inciertos se remontan a la segunda mitad del siglo XIX, y que tuvo su mayor auge y popularización en los primeros años del XX, con las obras de Corona y Sindo Garay, entre otros autores) no ha sido suficientemente estudiada por nuestros musicólogos. Algunos han adelantado la sospecha de que hoy, a partir de la existencia de un movimiento en cierto modo continuador —la Nueva Trova —, es que aquella corriente creadora puede ser juzgada con mayor justicia: iluminada por el presente, acaso pueda valorarse de un modo más objetivo qué quedó de ella, para siempre, en las raíces mismas de nuestra canción, y cuáles fueron sus aportes imperecederos, más allá de sus efímeros hallazgos epocales. Desde luego que todo fenómeno artístico debe y puede ser analizado en su proyección temporal, porque el arte es siempre contemporáneo. En este sentido, cabría preguntarse qué hay, realmente, de la trova tradicional en la Nueva Trova.

En una ocasión alguien aventuró la idea de que la guitarra era ese punto de unión. El arte que desarrollaron hombres con recursos económicos, como Lecuona, está ligado al piano, instrumento costoso y de salón. Los trovadores tradicionales, hombres humildes que vivían una bohemia trashumante, sólo podían llevar con ellos —como todos los cantores populares desde el medioevo — un instrumento pequeño y al mismo tiempo de riquísimas posibilidades sonoras, como la guitarra. Pero creo que podría agregarse también el amor por Cuba, expresado por los viejos trovadores, de modo excepcional en canciones dedicadas a las gestas libertarias del siglo XIX, y de modo más sostenido en el gusto por nuestro paisaje y nuestras mujeres; mientras que los nuevos trovadores —participantes y testigos de una revolución socialista, la primera de América Latina — abordan en sus canciones, además y de un modo más sistemático y directo, las luchas políticas de hoy.

A estas similitudes se suman otras, que pertenecen ya al terreno de la ética artística: la intransigencia frente al facilismo y la ramplonería; la decisión de vivir el arte de componer y cantar como una segunda naturaleza; la forma sincera y profunda de asumir la canción, con alegrías y desgarramientos reales.

La existencia de un conjunto decisivo de afinidades y similitudes no puede llevarnos a pensar, sin embargo, que la Nueva Trova ha repetido, mecánica y empobrecedoramente, los rasgos y hallazgos de la trova tradicional. Pertenecientes a un movimiento contemporáneo, jóvenes por partida doble, los fundadores de la Nueva Trova aportaron, desde sus inicios, las características fundamentales que explican y reafirman la presencia de ese adjetivo —Nueva — delante de un sustantivo que era —y es — herencia artística y popular. El propio Silvio se ha referido así a esta incorporación de nuevos rasgos:

El contacto de la Nueva Trova con lo latinoamericano indígena le ha incorporado elementos que difícilmente se observan en la trova tradicional. Estructuralmente hay amplias diferencias: antes se trabajaba con estructuras más rígidas que ahora. Esto es un fenómeno que se ha ido dando poco a poco en todo el mundo: estructuras más flexibles, más cómodas.

En cuanto al texto también hay diferencias. Nunca la canción cubana ha reflejado tan diversa y extensamente los contenidos revolucionarios. Abordar problemas sociales, históricos y filosóficos es una característica muy subrayada de la Nueva Trova; esto se ve sólo aisladamente en la canción anterior. También en la canción romántica ha habido cambios: a veces se reflejan relaciones más justas respecto a la mujer, que ya no es sólo admirada por su belleza sino también por su integridad revolucionaria. En fin, las diferencias consisten en que cada tiempo tiene su sonido, su lengua, su trova, porque cada tiempo tiene fisonomía propia.

Cada artista y cada creación artística son hijos de su época, de las circunstancias en que les toca vivir. El arte aprehende y expresa su época, no a través de las generalizaciones, que son privativas de la ciencia, sino a través de lo concreto, lo singular, del entorno que le es dado a conocer a cada individuo. La trova tradicional, nacida en el seno de una sociedad esencialmente hostil al arte, halló los caminos de su autenticidad creadora en el culto a la mujer cubana, y también a veces —porque la vida, como apuntó Martí, está condimentada con la sal de la pena — en el abandono del amor, en la separación de los amantes, en la soledad o el hastío. La Nueva Trova —sin echar por la borda tales sentimientos, que vivirán mientras viva el hombre — se ha abierto sin embargo a los problemas cardinales de este tiempo. En una entrevista de 1973, Silvio dijo:

Lo que se ha llamado nueva canción —y que prefiero llamar Nueva Trova — es, formal y técnicamente, un producto de los años que vivimos. No creo que pueda decirse que es la expresión acabada de la Revolución; pero sí la expresión de hombre de esta época, que es revolucionaria.

Somos hombres de transición y todos los combates de este período están en la Nueva Trova. Esto nos dice que las cosas están cambiando.

Es la primera vez que en nuestro país lo ideológico y lo político juegan un papel de primer plano en los elementos de una canción. En las canciones que integran la Nueva Trova, el pueblo a veces puede reconocer su camino, sus emociones, la conciencia que la Revolución, ese gran generador, ha desarrollado en todos.

Pero es en una canción (Canción de la trova, de 1966) y no en entrevista, donde están expuestas más nítidamente las ideas de Silvio sobre los elementos de continuidad entre uno y otro movimiento:

Aunque las cosas cambien de color,
no importa pase el tiempo,
las cosas suelen transformarse
siempre al caminar.
Pero tras la guitarra siempre habrá una voz
más vista o más perdida por la incomprensión
de ser uno que siente, como en otro tiempo
fue también
(...)
pues siempre que se cante con el corazón
habrá un sentido atento para la emoción de ver
que la guitarra es la guitarra
sin envejecer.


1 comment:

Icebang said...

Vestidosnow te ofrece Vestidos de Fiesta para cualquier ocasión. Contamos con diferentes estilos de vestidos fiesta y cortos con precios económicos pero de alta calidad. Además vestido de fiesta y para embarazadas también son disponibles. Apresúrate a Vestidos de Fiesta Baratos en nuestra tienda.